acn_Asamblea-Nacional

Barrida Parlamentaria, el inicio del declive oficialista

 

El mapa político venezolano se modificó tras la victoria de la oposición del poder legislativo. Se espera que la nueva AN se convierta en una barrera para el Ejecutivo Nacional

La voluntad popular del pasado seis de diciembre de 2015 diluyó el color rojo en la Asamblea Nacional. Aunque la espera fue larga – y no se informó el mismo día – la tendencia de que la oposición tomará el control del parlamento en el 2016 fue irreversible desde que la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, anunció los resultados del primer boletín emitido por la junta electoral. De acuerdo con ese informe preliminar, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) obtuvo la mayoría simple de la Asamblea Nacional con 99 diputados, (72 nominales y 27 listas) con un total de 96,3% de transmisión de las actas de votación. Mientras que el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) solo alcanzó 46 curules (24 nominales y 22 listas).

El cambio en la distribución de la Asamblea lo reconoció inmediatamente el primer mandatario, Nicolás Maduro, quien declaró una vez concluidas las palabras de la rectora del CNE. Comento en su intervención desde el Palacio de Miraflores que durante los últimos años “la lealtad” política y el sistema electoral se ha modificado en el territorio nacional.  “En todas las circunstancias hemos sabido, con nuestra ética y valores, reconocer los resultados adversos en cualquier escenario, confiando en nuestro poder electoral”, dijo Maduro.

Luego de 17 años, estos resultados parecieran demostrar que el pueblo venezolano alcanzó la mayoría de edad para solicitar un cambio en la estructura de hacer política en el país. Resalta que el nivel de participación de los comicios legislativos fue de 74,25%, un porcentaje que excedió la cifra media en este tipo de votación. Así pues, la mayoría opositora de los curules evidencia el fenómeno del “voto castigo” hacia el régimen oficial, así lo asegura el politólogo Miguel Ángel Latouche.  El analista destaca que las cifras de la elección parlamentaria del pasado seis de diciembre reflejan una “respuesta contundente” de la ciudadanía frente a la ineficiencia del Gobierno Nacional en resolver los problemas económicos, la imposición del autoritarismo y la cooptación de los espacios democráticos.

“El abanico que se abrió es amplio. Por primera vez en 17 años la oposición tiene la mayoría parlamentaria. Los últimos 15 años hemos estamos acostumbrados a una Asamblea Nacional silenciosa y ahora se abre el espacio para una verdadera división de poderes en el país. Se debe rescatar la conversación publica en el seno del parlamento”, dice Latouche.

La compañía de servicios financieros, Barclays, estima que este reequilibrio en el poder implica la posibilidad de una transición política para el año 2016 en el país. El presidente de la república, Nicolás Maduro, aseguró que la denominada guerra económica jugó en contra de los resultados para la cúpula chavista. Ahora con el nuevo cambio en la distribución de participación en el Parlamento, Barclays considera que el gabinete del Ejecutivo será incapaz de resolver las distorsiones del entorno económico nacional. “Pensamos que, desafiado por una oposición fortalecida, el gobierno de Maduro no puede ser capaz de coordinar y realizar las reformas económicas necesarias. Creemos que la credibilidad perdida por las autoridades es demasiado grande”, reza el informe emitido por la firma con sede en Londres.

La dinámica de la política venezolana cambió con los resultados de las elecciones. Hasta el primer informe emitido por el CNE en horas de la madrugada, las cifras del voto popular favorecen con 68% a la oposición y 32% al oficialismo. Con este nuevo esquema político, Euroasia Group estima que el sector adverso al gobierno empuje desde la AN la legislación para limitar el poder del presidente de la república. Aseguran que Nicolás Maduro en conjunto con el partido del gobierno explorarán mecanismos para limitar el poder del parlamento, situación que aumentaría la polarización política. Prevén además que la oposición “se sienta envalentonada” para solicitar un referéndum revocatorio

“Después de la derrota de ayer, el gobierno sabe que hay una alta probabilidad de que Maduro perdería en el referéndum, un resultado inaceptable para la coalición gobernante. Esta derrota supone un duro golpe para Maduro, dejándolo aún más débil y más aislado. Esta es la verdadera primera derrota electoral que ha sufrido el chavismo  e intensificará las divisiones dentro del gobierno”, puntualiza Euroasia Group.

El politólogo Ennio Cardozo destaca que en 2016 la baja de los precios del petróleo y la restricción de financiamiento populista desde la Asamblea Nacional limitarán el margen de acción del Gobierno Nacional. A su juicio, con este escenario inicia el declive del oficialismo el próximo año. Además coincide con las proyecciones de Euroasia Group al estimar que la oposición solicitará un referéndum revocatorio y al recordar que le presidente de la república ha dejado entrever la creación de una asamblea popular paralela, como un mecanismo de restricción de poder de la actual. También considera que la contienda del escenario político venezolano se centrará entre los poderes públicos.

“Los resultados electorales superaron las expectativas, siempre se habló de una mayoría, pero se tradujo en resultados mas favorables. Al tener eso, la posición de la Asamblea Nacional frente al Ejecutivo puede generar crisis de gobernabilidad: va a generar choques de poderes, de tendencias y de poder. Vamos a ver cómo se va a comportar el choque entre Ejecutivo y el Judicial versus el Legislativo, esto cambia el mapa político venezolano”, arguye Cardozo.

El secretario de la Mesa de la Unidad Democrática, Jesús Torrealba, sobre si se activaría un referendo revocatorio o una reforma constitucional respondió: “si esta agenda de construcción de soluciones es entorpecida por el gobierno es saboteada por el gobierno, entonces activaríamos los mecanismos que la Constitución establece Además de hacer leyes, hay que derogar leyes, hay un entramado enorme legal y sublegal (sic) que terminan afectando o paralizando el aparato productivo nacional”.

Al tener la mayoría simple del parlamento, la oposición está en la facultad de designar la directiva del parlamento. La decisión de cómo conformar esta junta anunciará la estrategia de juego política de la oposición. “Hay que ver si se va a establecer el juego democrático real y le va a dar un puesto al oficialismo en la directiva. Si la directiva es toda oposición va a haber una confrontación política, sino es un proceso de conciliación”, expresa.

El analista Luis Salamanca agrega que la manifestación popular de las elecciones parlamentarias demuestra que el oficialismo está frente al riesgo de perder el capital político del exmandatario Hugo Chávez. También cuestiona la solidez y la adhesión que tiene el PSUV en la población.  “El Partido Socialista Unido de Venezuela es un partido de palacio, muy cómodo, de oficina. Si ellos ahorita toman decisiones que no se corresponde con las decisiones del pueblo, que son más que todo económicas, van a perder capital, el chavismo necesita una nueva dirigencia que interprete los resultados.”, manifiesta Salanca.

Euroasia Group desestima un escenario positivo en el área económico del país. Según el grupo, el panorama seguirá empeorando el próximo año acompañado por un Ejecutivo Nacional más agresivo en materia política. Latouche insiste en que la crisis política del partido oficial radica en las políticas económicas erradas. Afirma que los problemas económicos actuales solo se dan en regímenes que no son democráticos.

Tras el anuncio de los resultados preliminares, el secretario de la MUD aseguró que la coalición opositora tendrá que reinventarse para lograr la unidad. Los analistas políticos coinciden en que el principal reto que tendrán el próximo año será la regulación de marcos jurídicos que busquen reorientar las políticas económicas nacionales, incentiven la producción y regulen otros organismos vinculados con el aparato productivo del país. Sin embargo, Jesús Torrealba, manifestó que desde la Asamblea Nacional no disponen de los “elementos para resolver el drama cambiario”, pero sí tienen la potestad para debatir sobre esa realidad, ya que –a su juicio- las brechas pronunciadas en los esquemas cambiarios originan “la fábrica de corrupción más grande que hay en el país”​.

“Hemos aprobado una agenda parlamentaria urgente para el 2016. La primera es la ley de amnistía y reconciliación y lo segundo es el abordaje de los aspectos económicos y sociales. La reforma de la ley del Banco Central, esa es urgente, porque el Banco Central se transformó en una máquina de imprimir dinero inorgánico, eso es muy grave, pero también hay que derogar leyes”, asevera Torrealba en entrevista con la redacción de Dinero.

Sin duda alguna la elección parlamentaria del seis de diciembre abrió las puertas del cambio en Venezuela y configuró un nuevo esquema político nacional. A la oposición le queda la tarea de reconocer a un país chavista que sigue existiendo en todo el territorio, específicamente en las zonas populares. También tendrá la labor de “reconstruir los tejidos sociales”, tal como lo menciona Miguel Ángel Latouche. Se espera que la MUD reorganice los mecanismos de debates en el hemiciclo. Sin duda, son muchas las expectativas que se tienen de este nuevo esquema de hacer política en Venezuela, pero lo que realmente deberá atender de manera inmediata la oposición es la creación de instrumentos legislativos que apoyen en la mejora de las distorsiones económicas nacionales.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s