Peligrosa -des-señalización

El número de muertes en la autopista Petare-Guarenas se ha incrementado debido a la falta de planificación vial y conciencia ciudadana

El 15 de febrero de 2012 fue un día normal para Arelis Pérez hasta que regresó a su casa en el 23 de enero en Caracas. Allí se percató de que las personas que viven cerca de ella la evitaban. Para entender el por qué del comportamiento tan inusual de sus conocidos se dirigió al apartamento de su comadre exigiendo una explicación. Al entrar reinó el silencio, la amiga de Arelis lloró durante 15 minutos. La falta de sonido fue interrumpida cuando el nieto de tres años de la comadre de Arelis salió de su cuarto y dijo: ¿No lo sabes?, tú hijo Yoel esta muerto.

El sistema vial de un país es la principal manera que tienen los ciudadanos para desplazarse de un lugar a otro. Guatire y Guarenas poseen una población aproximada de 354.000 habitantes, de los cuales 60% (según cifras proporcionadas por la dirección de Tránsito del Llanito) circula diariamente por la autopista Gran Mariscal de Ayacucho (GMA) para desplazarse a Caracas. A su vez, por tratarse de una autopista nacional, son numerosos los automóviles y camiones de carga que manejan por allí para dirigirse al oriente de Venezuela.

La ley de transporte terrestre, publicada en gaceta oficial el 1 de agosto de 2008 bajo el n° 38.985, expresa en el artículo 2: “El sistema Nacional de Transporte Terrestre tiene como finalidad ordenar, transformar y orientar el sector hacia su pleno desarrollo. Asimismo, la ejecución de la infraestructura que se requiere para operarlo de manera eficiente y la coordinación de los órganos competentes del Poder Público. En la rectoría, planificación y ejecución de los procedimientos para el control del transporte terrestre”.

Así pues, considerando lo expresado en la ley, el Ministerio para el Poder Popular de Transporte es el principal organismo público encargado de velar por el correcto funcionamiento de las vías y de asegurarse de la planificación y ejecución de los proyectos relacionados con las mismas.

Tener autopistas en mal estado es un factor fundamental que incide directamente en los accidentes de tránsito. Si el conductor maneja por una vía que parece una carrera de obstáculos por la cantidad de huecos que debe sortear la probabilidad de que colisione con otro auto es alta.

El rayado es uno de las maneras de educar al conductor para que sepa en qué momento puede cambiarse canal, cómo es la vía que tiene adelante o cuál es la velocidad promedio que debe llevar. También las señales de tránsito apoyan la función del rayado vial para que quien maneje sepa de varias maneras cuál debe ser su comportamiento mientras está detrás del volante.

La GMA actualmente se encuentra en una situación que demuestra que su infraestructura no está en óptimas condiciones. A su vez la falta de señalización, demarcación, rayado y  mantenimiento vial es una realidad que sugiere olvido por parte de sus responsables gubernamentales.

Este olvido sugerido es traducido en los accidentes viales que se ocasionan en la autopista de la troncal nueve. Según las estadísticas ofrecidas por el Instituto Nacional de Transporte Terrestre (INTT)  en el año 2011 se registró 1.907 muertes por accidentes de tránsito en toda Venezuela de las cuales 43 de ellas ocurrieron en la GMA.

Desde que comenzó el año 2012 las muertes en la autopista que conecta Caracas con Guarenas ha sido testigo de 104 accidentes de tránsito, de los cuales 14 de ellos ha ocasionado pérdidas humanas.

Accidentes que trascienden

Arelis Pérez tiene 53 años es madre de 3 jóvenes: Antonio, Gabriel y Yoel Chacón de 33, 29 y 26 años respectivamente. De joven trabajaba en los ministerios y tribunales como secretaria. Conoce los procedimientos judiciales y los tiempos que toma en Venezuela ejecutar un trabajo legal.

Su hijo Yoel era bachiller de la república y funcionario del Ministerio para el Poder Popular de Agricultura y Tierras (MAT). Fue el guardaespaldas del anterior ministro Juan Carlos Loyo y funcionario fijo del mismo organismo público para la fecha de su defunción.

El 15 de febrero el hijo de Pérez falleció en la autopista Gran Mariscal de Ayacucho saliendo del túnel de Turumo. “Mi hijo se dirigía a casa de su tía a visitarla. Cuando salía del túnel no se dio cuenta que estaban asfaltando porque no existían conos ni señalización que lo indicara. Perdió el control de la moto cuando entró en contacto con el raspado de la vía. No la pudo estabilizar y un camión que iba a exceso de velocidad se lo llevó por delante”, explicó Arelis Pérez.

El conductor del camión Encava placa MBA 926 fue identificado como Jorge Alejandro Díaz Angulo, quien ese día se dirigía al oriente del país. Actualmente se encuentre bajo régimen de presentación ante la Fiscalía de la República. “El caso lo tomó la fiscalía 67 del área metropolitana. En el informe forense se lee que la causa de la muerte fue una fractura craneal severa. Yoel llevaba el casco puesto, que quedó destrozado por la velocidad en la que iba el camión, que tampoco vio la señalización de asfaltado. El cargo imputado es homicidio culposo”, explicó la abogada y secretaria nacional de los Derechos Humanos del partido Primero Justicia, Elenis Rodríguez.

Por otra parte, la secretaria nacional de los Derechos Humanos expone: “en el expediente que tenemos constituido hacemos responsable al Estado por la muerte de Yoel Chacón. Es culpable por no tener una señalización que indicara el proceso de asfalto y la regularización de la velocidad. Como otras pruebas, tenemos que la moto en la que se dirigía Chacón a Guatire era del Ministerio de Tierras y tenía una semana de mantenimiento general”.

Al día siguiente de la muerte de Chacón, motorizados organizados protestaron por el mal estado de la autopista y por la falta de indicaciones que comunicara a los conductores acerca del proceso de asfaltado. Desde el viernes 10 de febrero se realizaban los trabajos de reparación vial que ocasionaron  seis muertos durante esa semana.

Arelis Pérez explica que asimiló la muerte de su hijo como una manera de marcar precedente en la sociedad venezolana. “No se murió un animal. Se murió un ser humano, mi hijo. Pienso que si le hubiera tocado al hijo del ministro el procedimiento no se tardaría tanto como el mío. Ahora es por el asfaltado pero después serán los huecos que salgan nuevamente. Hay que hacer ruido, si nadie dice nada no habrá cambios”.

Ausencia de responsabilidad

Carolina Barrios, caraqueña de nacimiento, tiene 34 años y es egresada de la Universidad Metropolitana de Caracas. En el año 2001 se graduó de Ingeniera civil y en el 2008 culminó su post-grado en diseño de carreteras en la UCV.

La caraqueña ha trabajado en Instituto Nacional de Transporte Terrestre por seis años en el departamento de ingeniería. Con su experiencia y cargo laboral explica que la Gran Mariscal de Ayacucho es una vía nacional y que le concierne al instituto su monitoreo.

La seguridad vial guarda relación con la demarcación y señalización de la vía. Al carecer estos dos elementos el conductor no sabe cuál es el carril que debe tomar. La demarcación le indica al conductor cuando hay peligro y cuando no.

Nos compete a nosotros como instituto la señalización y la demarcación de esa vía. Por ley se nos exige que debemos hacerle un mantenimiento y velar por  la señalización y demarcación de la misma”, explicó Barrios después de indicar que las señales de tránsito actuales se rigen bajo un nuevo reglamento creado por el Ministerio de Transporte, el INTT y Fontur.

La ingeniera experta en diseño vial afirma que “sí incide en los accidentes de tránsito de la GMA la falta de señalización en la autopista. Lo que pasa es que hay mucha gente que no entiende que tanto la demarcación como la señalización es muy importante para prevenir”. La funcionaria del INTT explica que los dirigentes superiores no entendían cuál era la función del departamento debido a que lo consideraban como “vallitas publicitarias”.

El problema radica en que actualmente con la separación del departamento de tránsito del Instituto de Transporte Terrestre, ni el ministerio, ni el instituto saben quién debe ejecutar el mantenimiento de las señalizaciones pertinentes y rayado vial. “En el ministerio te dicen que ellos no son los encargados. Como están en periodo de transición, no se sabe quién tiene que llevar la competencia. En sí  nadie conoce quién tiene que ejecutar esa planificación; si es el ministerio o si lo vamos a hacer nosotros en el INTT. Por eso, entre una cosa y otra ha bajado el control del estado de la señalización y el rayado”, explicó Barrios.

A pesar de la cantidad de accidentes registrados en la GMA no está como prioridad atender las necesidades de los usuarios de esta vía. “Se tenía estipulado -antes del cambio-  realizar algunos proyectos de recuperación de señales y rayado en la Cota Mil, la Boyacá y la Francisco Fajardo. Después de replicaría el proyecto en la Gran Mariscal y en la Regional del Centro”, comentó la ingeniera.

En países como  Estados Unidos y Panamá existen puntos de control de peso y velocidad para camiones de transporte de carga pesada y automóviles pequeños. “En Venezuela los puntos de control para  civiles que manejan carros particulares deberían existir, pero no están”, analizó la caraqueña.

Según la ley de Transporte Terrestre hay un fondo destinado para que los organismos públicos ejecuten sus proyectos viales, en el artículo 32 explican: “El fondo de plan vial tendrá como objetivo principal optimizar la prestación del servicio de vigilancia y seguridad vial en el territorio nacional, mediante la elaboración de programas y proyectos de inversión en materia de equipamiento y educación vial”.

El presupuesto para la señalización y demarcación viene del fondo de plan vial y seguridad vial. El mismo viene de las multas que les imponen a los usuarios que infringen la ley de tránsito.  El INTT se queda con 60% del total de ingresos por multas. El dinero recaudado se destina a la señalización, demarcación y escuela vial. La ingeniera Barrios indica: “Para la gran mariscal de Ayacucho no tenemos presupuesto para hacer proyectos de señalización”.

Laberinto ministerial

El mantenimiento físico de las vías públicas le corresponde directamente al Ministerio Popular para el Transporte. La dirección de Plan Vial es el departamento que tiene que coordinar y planificar los proyectos que velen por el correcto funcionamiento de las autopistas y carreteras nacionales.

Yoana Castillo, de 29 años, es egresada de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA) de ingeniería civil. Actualmente trabaja en la dirección de Plan Vial como consultora y especialista del ministerio.

Como ciudadana expone “en la dirección de plan vial nosotros no tenemos una planificación estipulada. Solo apagamos fuegos, hacemos trapitos de agua caliente. El asfalto siempre se le pasa la temperatura y no cala bien en la vía, por eso tenemos que volver a asfaltar”.

En el ministerio el procedimiento para asfaltar las vías es a través de licitaciones y concursos. Para la fecha de la muerte de Yoel Chacón la empresa encargada de los trabajos en la GMA (y la actual) es Vialidad y Construcciones Sucre, que se ubica en el piso 10 de la sede principal del ministerio en Chacao.

Conversar con los ingenieros responsables de los proyectos de la GMA es imposible, hasta el punto que retiran a las personas interesadas en acceder a la información referente al proyecto de rehabilitación vial. Lo mismo sucede con el departamento de túneles ubicado en el piso 14 del mismo ministerio, situación extraña considerando que el túnel de Turumo se encuentra en pésimas condiciones.

El sistema vial venezolano está pasando actualmente por una etapa decadente. No solo se aprecia en la infraestructura o en la señalización sino que ya se manifiesta a través de las muertes de personas que hacen uso de ellas.

El 08 de mayo de 2012 el presidente del Colegio de Ingenieros de Venezuela declaró que hay un 80% de deterioro vial en Venezuela. Partidos políticos como Primero Justicia también se han unido a las denuncias del estado en el que se encuentran las vías y por si fuera poco los civiles se suman a esta causa, como el caso de Arelis Pérez.

La falta de planificación y delimitación de funciones en una institución pública como un ministerio no puede existir porque incide directamente en la población a la que sirven, tal como ha sucedido con la pérdida de vidas en la Gran Mariscal de Ayacucho.

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s