En algún lugar llueven ladrillos de cristal

Siento que he perdido el camino,
que mi rumbo no es el debido.
Siento que todo corre rápido,
que todos llegan al ocaso.

Mi andar se ha convertido
en un vejestorio grisáceo.
Mi habla ha enmudecido,
y cuando emite sonidos
son repeticiones de
ideas pasadas.

Pasan las horas, los días, las semanas
y no sé qué espero con ese
transcurrir del tiempo
que se hace eterno.

Recuerdo que hace tiempo la música alegre
era el sinónimo perfecto para mi nombre
pero ahora, entre ritmos lentos y
sombríos, mi identidad se alojó
en la indiferencia.

¿En qué momento del caminar mi
pensamiento se perdió en la
negrura de lo común y
lo rutinario?

¿Cuándo empecé a caminar al sur, si
siempre supe la ruta del norte?,
¿Por qué no sopesé las vías
alternas del oeste y el este?,
al menos no son las típicas.

No quiero admitir, aunque diciendo esto lo hago,
que me he dejado influenciar por la carrera
de los demás. Y me molesta que suceda,
porque yo no corría así.

En cierto modo he logrado llegar a lo que creía
que el norte podría ser, pero, ¿Cuál es la
sorpresa de la carrera: El norte es un
oasis que no satisface la sed y, sí,
llegué a un lugar, pero, a ¿Cuál?

Como en una fantasía lo tangible se volvió de
gelatina, la guerra en una plegaria y la
brisa dejó ser sutil para convertirse
en ladrillos de cristal.

Busco refugio y apoyo en mi musa, en mi brújula,
pero ella también ha sido víctima de los
ladrillos de cristal y el andar de los
demás. No tengo otra opción mas
que buscar en mi interior.

Toco la puerta de mi risa buscando mi carisma,
pero, como en un asesinato, encuentro a
la indiferencia ahorcándola para que
no emita sonido alguno jamás.

Y así de una manera fugaz, desde algún lugar,
del sur, soplan los ladrillos de cristal,
donde la indiferencia ruega por
una guerra.

Mi carrera está en stand by, esperando,
analizando y meditando, soportando y
soñando, pero es eso, no se encuentra
olvidada, sólo que mientras que
yo estoy perdido ella….

Mi carrera….. mi andar… mi pensar….. se encuentra en stand by…. en un rediseño como hibernando… que no encuentra el momento perfecto para arrancar, porque para eso sirve ese tiempo de… stand… by…

Sirve para que me ayude a despegar
y llegue al sitio donde con
ansias y sin prisa
debo llegar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s