OIL

Planificación petrolera: desestiman cestas superiores a 70 $/pbd en 2015

El mercado petrolero durante el segundo semestre del año 2015 estará marcado por lasdecisiones de aumento de producción de países OPEP y No-OPEP y los niveles de sobreoferta petrolera que se registren

Desde finales de agosto del año 2014 los precios del petróleo comenzaron a descender progresivamente. Hasta la segunda semana de junio de 2015, el promedio anual de la cesta petrolera de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se ubicaba en 54 dólares con 44 centavos por barril diario, un valor muy por debajo de los 96 dólares con 30 centavos el barril al término del año 2014 y todavía más lejos de los 100 $/pbd que cotizaba para el primer semestre del año 2014.

“Sorpresa”, es el calificativo con el que los especialistas y demás interesados en este commodity describen el abrupto descenso de la cotización del petróleo en el mundo. Además, la cesta OPEP no fue la única que sufrió caídas. Al revisar las cifras del West Texas Intermediate (W.T.I.) en Estados Unidos y las del Brent en el mercado europeo,  se puede notar un declive similar en los precios de cotización. Basta comparar el informe del mes de junio de 2015 de la OPEP con el de junio 2014 emitido por la misma organización para darse cuenta de que la caída durante un año ha sido de más del 30% en su cotización. Hasta la segunda semana del sexto mes de este año, el W.T.I. cotizaba a  USD 52,53 pbd mientras que el crudo Brent se vendía en el mercado a 58,78 $/pbd.

La caída de los precios del petróleo obedece a una realidad en el mercado de hidrocarburos mundial: la sobre oferta debido a un exceso de producción de países no pertenecientes a la OPEP, como lo son EE.UU, Rusia y México. “La sobreoferta continúa un millón y medio en el mercado mundial, es prácticamente imposible que volvamos a los niveles de cien dólares por barril diario”, asegura el economista Luis Oliveros.

Proyecciones petroleras

Proyecciones petroleras

El pasado 5 junio el ministro de Petróleo saudí, Ali Naimi, informó que los 12 países que conforman la OPEP decidieron mantener su nivel de oferta de crudo en 30 millones de barriles diarios, tal como lo habían establecido en el año 2011. La decisión no modifica las actuales variables en el mercado petrolero, por lo que al mantener el mismo techo de producción, los precios del petróleo de la cesta OPEP pudieran oscilar entre los 45 y 60 dólares por barril diario en lo que queda de 2015.  Según Bárbara Lira, la decisión solo busca mantener la participación de cada país en el mercado petrolero.

“Esta decisión de la OPEP, por demás equivocada, va a corroborar también las decisiones de las dos reuniones anteriores y supone además que la OPEP se pone de espaldas al mercado; liderada por Arabia Saudita, quien es el mayor  (país) de ese grupo de 12 miembros que ha pretendido sacrificar precios a cambio de abarcar el mercado”, opina el economista petrolero, Rafael Quiroz quien afirma además que la decisión de mantener la producción es “contraria” a la política y filosofía que dio origen a la organización.

Mercado petrolero actual

De acuerdo con el informe del mes de junio de la Asociación Internacional de Energía, la estimación de crecimiento de la demanda mundial de crudo es al alza. El organismo prevé que la demanda se ubicará en 1,7 millones de barriles por día. Por su parte, la OPEP también mantiene en su informe de junio 2015 esta premisa, con la diferencia que proyecta una demanda de 1,8 millones de barriles por día.

La economista Bárbara Lira, cuya línea de investigación se centra en mercado de hidrocarburos, destaca que actualmente el mercado petrolero “está bien abastecido” tras la caída de los precios de cotización del petróleo durante el año 2014.  “En general, el mercado tiene altos niveles de inventarios, estamos viendo también signos de recuperación en la economía de los países en desarrollo, particularmente China. Está mostrando (el mercado mundial del crudo) unos indicadores positivos, especialmente  en su industria manufacturera, lo cual es posible que se recupere un poco el consumo por ese lado”, señala Lira.

A pesar de que al comienzo del año 2015 el precio del petróleo se llegó a los 40 $/pbd, en mayo y junio ha incrementado levemente su cotización sin sobrepasar los USD 60 pbd. “En las últimas semanas ha habido una leve recuperación en el mercado y esa recuperación se debe a una leve baja de inventarios en EE.UU. (…) Pero eso es una cosa estacional. Estamos viendo algunas fuentes de  incertidumbre geopolítica en países como Ucrania Irán, Irak y Siria. Estamos viendo algunas caídas en la producción de EE.UU. pero caída relativamente pequeñas”, agrega la investigadora.

Por su parte, el también economista Luis Oliveros resalta que sigue, aunque la OPEP mantuvo su techo de producción, la sobreoferta sigue existiendo y por lo tanto se esperan precios de petróleos lejos de los 100 dólares por barril. “La disminución de los precios del petróleo no ha sacado mucha oferta, yo diría que no ha sacado casi oferta en el mercado (…) la producción norteamericana no ha descendido, está superior a los 9 millones, 9 millones y medio, y las estimaciones en cerrar en 10 millones todavía existen en EE.UU.”, dice Oliveros.

Los cambios que ha experimentado el mercado petrolero desde finales de julio del año pasado hasta la fecha ratifica la condición de volatilidad de ese commodity. Para el director de la firma Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, tres factores eran los que determinaban el precio elevado del crudo: la producción de esquisto en el mundo y en EE.UU., la desaceleración de la economía China y las variables geopolíticas como las tensiones en el Medio Oriente y el conflicto de Israel y Palestina. “Esos tres factores unidos, prácticamente confluyendo al mismo tiempo avizoraban una baja en un nuevo ciclo de precios petroleros bajo”, asevera Asdrúbal Oliveros.

No obstante, en la tercera semana del mes de mayo, las bancas de inversión como Barclays y GP Morgan ajustaron sus previsiones de precios de petróleo al alza. Aunque el aumento de sus estimaciones no son tan importantes puesto que consideran que el precio subirá solo 10 $/pbd más que la cotización actual. “Hoy el consenso entre los analistas es que efectivamente estamos en un ciclo largo y que esto (precios bajos del petróleo) se puede prolongar durante un tiempo”, dice el director de Ecoanalítica,

Revisión Global

La lógica del mercado indica que las naciones que no son productoras de petróleo, sino por el contrario, compran e importan, son quienes ganan con los precios bajos del hidrocarburo.  La reducción en el valor de comercialización del petróleo en el mercado global supone alivio en los costos de producción manufacturera y apoya el crecimiento en el área financiera puesto que, incide en las tasas de interés y en los retornos de inversión.

A pesar del declive en los precios de comercialización, la realidad en el mundo petrolero no ha impactado significativamente a la mano de obra que participa en este sector de la economía mundial. Al revisar las empresas de hidrocarburos, la mayoría de los productores se mantienen en operaciones porque el costo por barril no es tan alto como se estimaba al principio. “Son pocos los productores que han salido de operaciones, han salido compañías muy muy pequeñas. El costo de salida es más bajo de lo que está ahorita el precio del crudo”, agrega Lira.

Variación precio del crudo

Variación precio del crudo

En el mundo, China es el principal país que se beneficia al comprar con precios bajos el petróleo. A su vez, el resto de los países asiáticos, como Vietnam, han visto una mejoría el comportamiento de sus variables macroeconómicas como un beneficio de aliviar sus facturas petroleras. “China es ahorita el importador neto más importante de petróleo; solía ser EE.UU. pero con el incremento de su producción, lo que necesita importar es mucho menos. Efectivamente en términos de magnitud, a lo mejor China es el más beneficiado porque la magnitud de lo que tiene que importar es la más grande del mundo”, explica Lira.

A juicio de la investigadora, la OPEP espera que economía como la de China tenga un desempeño más débil. Sin embargo, aclara la economista, “que sea más débil” no quiere decir que sea negativo. “Lo que va a hacer es que va crecer (China) menos rápido de lo que crecía antes, pero las tasas se esperan igual positivas”, precisa.

Canadá, Rusia y Estados Unidos se consolidan como potencias petroleras. No obstante, en Canadá los precios bajos han afectado algunos campos de explotación petrolera por los altos costos de producción que están cercanos a 50 dólares por barril. Por otra parte, Rusia también ha visto cómo el rublo ha caído considerablemente debido al impacto que tiene el descenso de los precios petroleros en el comportamiento económico de su nación.

En Estados Unidos la política energética de autosuficiencia abanderada por la gestión del presidente Barack Obama ha impulsado el consumo y la optimización de este recurso. A pesar de la caida de los precios del petróleo, la demanda en EE.UU. ha aumentado; basta con observar los incrementos de uso de vehículos y el recorrido de distancias más largas a través de medios de transportes de menor capacidad de pasajeros. Además, la instalación de tuberías de gas en el territorio estadounidense apalanca la tesis de la autosuficiencia energética. “La caída de los precios petroleros ha tenido efecto en lo que es la producción tradicional, sobre todo en el estado de Texas que se ha visto fuertemente afectada”, comenta Asdrúbal Oliveros.

Mientras que en Latinoamérica, la baja en los precios beneficia mayoritariamente a todas las naciones de este continente. En el caso de México, las expectativas se han centrado en la reforma energética anunciada por su presidente, Enrique Peña Nieto. Esta reforma tímida da luces de una apertura a un sector petrolero que tradicionalmente era cerrado.

“Pemmex incluso está abriendo nuevos campos a licitación, entonces digamos que hay una dinámica de impulso de producción de un actor como es México que había estado aletargado”, comenta Rafael Quiroz quien señala esta realidad como otra posibilidad de aumento de la sobreoferta si México llegase a inyectar más petróleo en el mercado mundial.

Los actores claves en Sudamérica son Brasil, Colombia y Venezuela. Sin embargo, los problemas de corrupción de Petrobras conocidos recientemente en Brasil han desestimulado la inversión y expansión. En el caso colombiano, desde 2014 ese país estuvo aumentando su producción lo que se tradujo en un incremento importante de sus fuentes de ingresos de divisas. “Países como Uruguay, Chile, Paraguay o Perú están viendo como esta disminución de los precios del petróleo los está ayudando en sus finanzas”, agrega el economista Luis Oliveros.

La caída de los precios del crudo afecta considerablemente a Venezuela puesta que de cada 100 dólares que obtiene el país, 96 son por concepto de ingresos petroleros.  “Venezuela está afectado por una crisis muy grave. Pdvsa comprometida con altísimas necesidades de financiamiento y afectado por el esquema fiscal y cambiario y sin posibilidades de incrementar su producción”, precisa Rafael Quiroz.

Así pues, no solo están bajando los precios del petróleo, la cotización de las materias primas también ha descendido y está afectando a otras naciones. “Chile está viendo como les está bajando. Perú está viendo cómo sus materias primas están bajando. Bolivia podría verse perjudicada por el caso del gas, sin embargo Bolivia está creciendo a una tasa de 5% anual, las reservas internacionales representan un 50% de su PIB es el porcentaje más alto de la región eso te indica que hicieron la tarea”, señala Luis Oliveros.

Por otro lado, Arabia Saudita sigue siendo el país más importante en la OPEP que puede influir en la dinámica del mercado y la fijación de precios. Actualmente tiene una capacidad producción diaria cercana a los 10 millones de barriles diarios y 12 de junio anunció que “está prepara para elevar su nivel de producción a un nuevo record”. “Nada hace indicar que Arabia Saudita va a disminuir producción y está teniendo record de exportación petrolera y no solo ellos, sino también sus aliados: Kuwait, Túnez, Qatar, no han disminuido producción tampoco”, destaca Luis Oliveros.

El país del medio con la mayor capacidad de producción no sale perjudicado con los bajos precios del petróleo puesto que sus costes de producción por barril son de alrededor 6 dólares por cada uno. Si la cesta petrolera llegase a disminuir y a llegar por debajo de los 40 dólares por barril, la nación saudí seguiría teniendo ganancias. Además, Arabia Saudita tiene reservas internacionales que reflejan que durante años pasados ahorraron. El economista Luis Oliveros señala que esa nación actualmente mantiene un gasto como si los niveles de de venta estuvieran en 100 dólares por barril diario. Por su parte, el especialista Rafael Quiroz asegura que a Arabia Saudita “no le perjudica en nada el precio promedio de la OPEP”.

Según el informe de taladros petroleros de Baker Hughes, Arabia Saudita ha incrementado la actividad de los suyos durante el año 2015. “Si efectivamente estos reportes de que han aumentado la actividad de taladros son ciertas, lo que indicaría es que Arabia Saudita sigue apostando por esa estrategia de mantener sus cuotas de mercado y está dispuesto a vender más petróleo más barato en el mundo para mantener su posición como mayor productor, mayor vendedor de petróleo por encima de defender el precio”, Razona Lira.

Además también es posible que países como Irán e Irak aumenten también su producción. Irán ha señalado que apenas levanten las sanciones que restringen su producción total, aumentará la cantidad de barriles que produce diariamente.  Por su parte, Irak piensa volver a su nivel de producción de preguerra, se estima que en seis u ocho meses pudiera estar en una escalada de producción.

“Entonces tienes tres países que pudieran incrementar la producción, dos de ellos que lo quieren hacer como es Irán e Irak. Arabia Saudita tiene sus 10 millones y está ponderando el mercado a ver cómo están las cosas, como sigue la marca share. Si ellos aumentan la producción, automáticamente va a haber un descenso importante de la cotización petrolera”, precisa Luis Oliveros.

Si las tres naciones llegase a aumentar su producción durante el año 2015, la sobreoferta en el mercado petrolero podría llegar a los 5 millones de barriles, y por lo tanto una baja considerable en la cotización del crudo.

Participación del mercado

En términos individuales, Arabia Saudita sigue siendo el primer productor de petróleo. Mientras que la OPEP sigue teniendo una participación importante de cerca de 30% de las exportaciones del mundo.  Otros países que tienen niveles de producción muy importantes son EE.UU., Canadá, Rusia y en América Latina: México, Brasil, Venezuela, que sigue siendo productores importantes.

“Seguimos teniendo inventarios altos en el mundo, seguimos teniendo productores que están aumentando y pretenden seguir aumentando su producción y una demanda que no es tan fuerte como la oferta. Los países que son más consumidores son China y EE.UU. están también en un crecimiento moderado y EE.UU. está logrando satisfacer su consumo”, aclara la investigadora del mercado petrolero, Bárbara Lira.

El surgimiento de países petroleros como Rusia, que produce 10 millones de barriles, ha hecho que se reduzca la capacidad de la OPEP de influir en mercado mundial de hidrocarburos.  “La OPEP tiene un peso importante en el mercado, ciertamente, pero produce aproximadamente 40% menos el total de producción mundial, eso es engañoso porque lo importante no es lo que produces sino lo que llevas al mercado”, señala Luis Oliveros.

Para Oliveros Estados Unidos es actualmente uno de los países que más influye en el mercado tras su aumento de producción petrolera. Resalta que la disminución de compra de petróleo del país de la casa blanca incide en la fijación del precio global de este commodity. “Con el aumento de su producción ha disminuido la cantidad de barriles que compra. Él era el principal comprador, 25% del total del mercado correspondía a EE.UU., sigue siendo el principal comprador pero tienes a países como China que ha ganado importancia y Europa sigue teniendo una participación flat, porque Europa aprendió a ahorrar energía”, argumenta el economista.

Si la OPEP hubiese acordado recortar su producción a principios del mes de Junio, países como no OPEP como Estados Unidos, México y Rusia tratarían de suplir esa baja y les daría más participación en el mercado. “Justo por eso se  esperaba que la OPEP no tomara la medida de recorte de producción, porque eso le daría ventaja a otros países fuera de  la OPEP como EE.UU, Brasil, Corea del Norte y los dejarían a ellos con una menor cuota en el mercado”, destaca Luis Oliveros.

Según los analistas, los países de la OPEP quieren lograr con la bajada de los precios que la producción de petróleo de esquisto deje de ser rentable en Estados Unidos y Canadá. La torta de la participación energética de hidrocarburos está cambiando y perfila a China, EE.UU e India como los más importantes, este último por su aumento de compra de petróleo debido a los bajos precios del mercado.

Precios promedios

Partiendo de la premisa que los precios del petróleo no se pueden predecir con exactitud por la volatilidad del mercado, el economista Rafael Quiroz prevé una que la cotización de la cesta OPEP oscilará entre los 60 y 65 dólares por barril diario durante los próximos meses del 2015. Proyecta además que la cesta Venezolana estará entre los 40 y 60 $/pbd, un rango por debajo al estimado de la OPEP.

“El WTI va a mantenerse entre 58 y 63 y el Brent en un rango de 62 y 68 por barril diario. No es un precio malo en general, pero resulta que la mayoría de los países productores de petróleo habían hecho presupuestos con un precio de referencia de 80 dólares el barril”, agrega Quiroz.

Sin embargo, la economista Bárbara Lira prevé un rango de precio promedio que va desde los 50 hasta los 75 dólares por barril diario. “Hay muchas cosas que pueden pasar que puedan impulsar el precio del petróleo hacia arriba. Es muy difícil imaginarse una caída muy fuerte de la oferta para que aumente el precio y vuelva a un nivel de 100 dólares por barril, pero no parece ser lo que ocurra (…) No hay mucho indicadores en el mercado que digan que volverá el precio a 100 dólares por barril, pero con el petróleo nunca se sabe.”, comenta.

El pasado 15 de mayo de 2015 el emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani, se reunió el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Tras la reunión, el presidente Maduro aseguró que la OPEP haría un anuncio que estabilizaría los precios de petróleo a niveles de 100 dólares por barril diario en el corto plazo. “Ahorita nadie en el mundo habla de precios de petróleo en 100 dólares el barril y estamos hablando desde Irán, Rusia, Estados Unidos y la OPEP. El único que esta hablando esto es Maduro y eso te habla de las necesidades venezolanas (…) Hablar de 100 dólares el barril creo que es crear unas esperanzas que no van a ocurrir, quizás un deseo pero no una realidad”, precisa Luis Oliveros que a su juicio las probabilidades de retomar esos niveles de precios son de 0,01 %.

A corto plazo

De acuerdo con las proyecciones del Fondo Monetario Internacional, La Organización de Países Exportadores de Petróleo y la Asociación Internacional de Energía, se prevé para el segundo semestre y para el año que viene incluso, que la economía del mundo tenga un crecimiento moderado y que los países productores también se tengan tasas crecimiento positivas. No obstante, lo que ocurra estará directamente determinando por la cantidad de producción que se registre y los niveles de sobreoferta petrolera.

“Si el aumento de la producción es considerable, eso pondría al mercado internacional en una situación de sobreoferta. Cuando estás en sobreoferta lo que hay es una tendencia clara a la baja de los precios porque hay mucho crudo en el mercado, que es cada vez más difícil de colocar y la gente empieza a ofrecer precios más bajos (…) Eso podría pasar a demás si se alcanza por ejemplo los topes de almacenamiento de países como Estados Unidos, China, que han estado acumulando inventario y hay algunas instalaciones que ya están cerca de llegar a sus niveles máximos”, menciona Bárbara Lira.

De acuerdo con información publicada por las firmas de análisis Goldman Sacks, Barclasys y la OPEP, se estima que la estabilidad de los precios petroleros llegue en el año 2020 con un precio de anclaje a 75 dólares el barril. “Imagínate de aquí a 5 años solo aumente 10 dólares, eso es prácticamente una estabilidad completa y en términos reales un descenso, cuando lo ajustas por inflación es una caída”, dice el economista Luis Oliveros quien respalda la tesis de una nueva caída en el corto plazo para llegar a la estabilización.

Los analistas coinciden en que la Organización de Países Exportadores de Petróleo no ven “con malos ojos” los actuales precios del hidrocarburo. Destacan además que de los 12 países que integran la OPEP, 11 tienen la capacidad económica y tecnológica para seguir produciendo. Señalan que solo un evento muy disruptivo como enfrentamientos bélicos entre algunos países podría disparar al alza los precios del petróleo en el corto plazo.

Durante los seis primeros meses del año 2015 lo que se ha evidenciado en el mercado es lo que los especialistas denominan como guerra de precios petroleros que ha ocasionado la desinversión en este commodity. Es posible que haya incrementos de precios pero no en los de años pasados, y si disminuye la oferta, países no petroleros tomarán ventaja para posicionar sus propios hidrocarburos y comercializarlos. La única premisa que parece ser cierta para los países petroleros es la planificación de ingresos a un promedio de 55 dólares por barril y explorar nuevas formas de diversificación de la economía.

Artículo redactado para revista digital L&A Global Challenge