banca-electronica-ccv

Banca electrónica: el futuro del sistema financiero venezolano

Analistas del sector coinciden en que invertir en la actualización de la plataforma tecnológica supone una estrategia para blindarse de la inflación

El principal reto de los integrantes del sector bancario nacional para el año 2016  es identificar una fórmula que evite que se acentúe la depreciación de su principal activo: el dinero. De acuerdo con proyecciones de la firma Econanalítica, para el año 2016 se espera que el índice inflacionario llegue a 300%, esto supone que el sistema financiero venezolano debe prepararse para mantener sus indicadores de rendimientos positivos registrados durante el año 2015. La inversión en la banca electrónica se perfila como una medida para disminuir costos en el sector y, por tanto, protegerse del alza de los precios.

“Hoy día es sensato pensar en que la banca invierta en tecnología, porque a la larga es ahorro, y eso implica en mejoras para el servicio del cliente y se blinda de la inflación”, opina el exsuperintendente de bancos, Alejandro Cáribas.

Hasta noviembre de este año la liquidez monetaria se duplicó en el territorio nacional, lo que se traduce en un factor que incide en el aumento de la inflación en el país. Ante este escenario, el economista José Grasso Vecchio recomienda que, tanto el sector público y privado del sistema financiero venezolano, elaboren una campaña para desarrollar la banca electrónica e incentiven el uso de los plásticos, cheques y dinero por ser “instrumentos muy costosos”.

“Creo que hay que buscar desarrollar más corresponsales bancarios, buscar desarrollar la banca electrónica, la domiciliación de pago, buscar que la gente empiece a domiciliar pagos de servicios para que menos gente acuda a agencias y el efectivo trasladarlo, porque su costo se ha incrementado muchísimo”, argumenta Grasso Vecchio.

No obstante, la inversión en tecnología para el sector no es tan sencilla. El control cambiario y los problemas de adquisición de divisas derivados de este sistema son obstáculos que identifican representantes del sistema financiero nacional. Además, aseveran que las distorsiones en los esquemas cambiarios vigentes en el país han afectado en el proceso de reparación de los cajeros automáticos y en la actualización del sistema de los mismos, existiendo una desmejora en el servicio. “La banca depende directamente de la tecnología y al no tener suficiente divisas como para acudir por un lado a nuevos equipos tecnológicos o a repuestos existentes, nos encontramos con que presenta muchas fallas. De manera que en la medida de que la banca no obtenga divisas para ir y tener nuevos equipos tecnológicos e ir reparando los existentes va a presentar la banca en general fallas en los servicios para el 2016”, apunta Cáribas.

Para mejorar la prestación del servicio en las instituciones financieras y mantener los indicadores positivos del sector característicos de este año la banca deberá implementar mecanismos que apunten al uso de la banca móvil, domiciliación de pagos y la desestimulación del uso del cheque y el efectivo. “Si se logra que las autoridades de la banca pública y privada coordinen esfuerzos, ganaríamos todos”, manifiesta Grasso Vecchio.